En la movidaEn la movida

Suscríbete a nuestro Newsletter

X

Únete a nuestra lista de correos para recibir semanalmente actualizaciones de nuestro contenido.

El jardín envenenado del Castillo de Alnwick

El jardín envenenado del Castillo de Alnwick 15.JUL.15

La puerta de entrada al jardín reza: «Estas plantas pueden matar». Ubicado en Northumberland, Inglaterra, este pequeño jardín es el lugar perfecto para llevar de excursión a tus peores enemigos.

El jardín envenenado está confinado en una pequeña porción del gran Castillo de Alnwick: una hermosa pieza del siglo XI que posee aproximadamente 17 hectáreas. Desde ricina hasta estricnina, el jardín está atestado de sustancias que los invitados no deben tocar, comer ni oler.

Muchas de las plantas son cultivadas en jaulas (como se puede ver en el video debajo), para salvarle el pellejo a los invitados más curiosos. Como se imaginarán, la adquisición de la mayoría de la flora que crece en el jardín requiere el permiso de las autoridades gubernamentales. 

El jardín envenenado es obra de Jane Percy, la duquesa de Northumberland. Se inspiró, en parte, en el jardín venenoso de Medici, en Padua (Italia). La señorita Percy no es una psicópata, al contrario. Su objetivo es enseñar a los niños elementos de ciencia y botánica, de una forma un tanto no convencional para lograr su atención. A su vez, es un buen espacio para concientizar lo peligrosas que pueden a llegar a ser las plantas y las drogas.